Jueves, 16 de agosto de 2012

Sólo desde la más patética ignorancia cultural, o lo que es aún peor, desde el odio a nuestros antepasados y la exaltación al militarismo, se puede seguir  celebrando la fiesta de la conquista de la ciudad de Málaga por tropas militares castellanas. Pedro Aparicio, castellano él, ex alcalde de la ciudad, en un acto de vileza cultural y ofensiva cambió la fecha histórica de primeros de agosto para recordar y humillarnos. Instauró la celebración de lo que tendría que ser –en caso de celebrar algo-, un acto de repulsa y rechazo al acontecimiento más triste en la historia de nuestra ciudad. La cruel conquista militar castellana nos arrebató ”Cultura, Progreso, Tolerancia, Dignidad”…… y nos dejó la herencia de  la desalfabetización, pobreza, emigración…..y lo que es peor, el desconocimiento absoluto de nuestra historia…..Un pueblo sin memoria, sin identidad, es un pueblo perdido, y así nos encontramos los malagueños/as y andaluces/as en general.

Dicho esto, nos encontramos en la obligación de decir ¡Basta ya!, sr. Alcalde.  Los ciudadanos/as de Málaga no podemos consentir seguir celebrando un genocidio histórico que tendría que estar condenado por los Derechos Humanos.

Desde 1987 hasta hoy coincide la feria de Agosto con la los días 18 y 19 aniversario de la conquista a sangre y fuego de la ciudad.

Los municipios designan dos fiestas locales identificadas con sus tradiciones. Málaga es singular. Son fiestas locales el 19 de agosto aniversario de la entrada de genocidas Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, también es fiesta local el 8 de septiembre, en conmemoración con la primera misa que se celebró en la Mezquita Aljama. Increíble, dos fiestas locales en 20 días y las dos rezumando intransigencia y pensamiento único. Típico de la españa imperial que tantos anhelan pero que no existe.

El 18 de agosto de 1.487 para los historiadores, fue la entrada de las tropas militares capitaneadas por los llamados reyes cristianos Isabel y Fernando.

Aquel día, como todos los agostos malagueños, era un día de intenso calor, los andaluces de la época, hombres, mujeres y niños,  resistían desde hacía tres meses el asedio castellano, pero ya no podían más: carecían de agua, de alimentos, carecían de todo menos de amor a su tierra. Los invasores, los extranjeros, estaban en el Perchel, borrachos de venganza y de sangre.

Ahora, 525 años después de aquel triste día, la corporación municipal que dirige el populista y derechista Francisco de la Torre, da una nueva vuelta de rosca y piensa incluir en las celebraciones, una marcha de “moros” y cristianos, más mentiras, teñidas de  folklore para un genocidio. Debemos de presuponer que a estos  amantes de la exaltación militarista y genocida, no se le habrá ocurrido recrear, en la marcha de moros y cristianos, secuestrar a  miles de niños, niñas malagueños y regalarlos como esclavos sexuales al Vaticano, como ya hicieron aquel fatídico día, Isabel y Fernando, en nombre de la Cruz.

Siendo tremendamente cruel el genocidio físico al que fueron sometidos los malagueños que sufrieron la conquista castellana, es aún peor el genocidio cultural e identitario que venimos sufriendo los andaluces desde hace más de quinientos años. La Inquisición primero y las instituciones después.

Dicho lo anterior, le preguntamos a Francisco de la Torre, alcalde de nuestra ciudad:

¿Van a escenificar el fuego y la sangre que ese día se arrasó nuestra ciudad?, ¿usted como regidor va la rehabilitar a Ahmed El Zegrí?. Van a explicar a los ciudadanos que después de entregar la Alcazaba fue encadenado y así llevado hasta Carmona y después ejecutado?.  Van a recordar que los reyes caóticos, sí caóticos, no entraron a profanar la Mezquita, hasta un día después por el olor a muerto que corría por nuestras calles. Van a escenificar que esa matanza de andaluces la hicieron en el nombre de la Cruz y con las bendiciones y bula del Papa de los cristianos?.

Sí usted, posiblemente, camino ya de sus últimos meses de Alcalde, quiere legar algo positivo, anule esa mascaradas con costes económicos elevados. Ese desfile de rencor, de odio a Málaga, a Andalucía, a nuestra Historia a ¿quienes beneficia?. Recuerde sr, de la Torre, al alcalde de 1.987, un extranjero al que ni nombre le ponemos. Aún se le recuerdan sus “hazañas” de aquella fecha. Los años 1.987.1988, miles de malagueños, votantes de IU, del PA, Soberanistas y malagueños anónimos,  le correspondimos con el mayor de los desprecios. ¿Quién recuerda hoy a tan nefasto castellano que fue nuestro Alcalde?.

Mire a otras ciudades hermanas: Sevilla, Córdoba, Granada... En Sevilla pasa inadvertida, una misa, unos concejales, pocos que asisten y nada más. Córdoba parecido. Granada, por no dar la mano a torcer otro impresentable de su partido, cada 2 de enero dos bandos de andaluces enfrentados. Los unos pidiendo Dignidad para nuestra Historia, los otros lo más violento de la marginalidad española, vociferando con banderas con águila. Usted va a potenciar algo parecido. Su final, será recordado más por su intransigencia ideológica y de partido, que posiblemente por sus sentimientos personales.

Aún está a tiempo de no destapar una olla que no va a beneficiar a la cultura (empieza por ignorar la Historia), ni la imagen de apertura de nuestra ciudad de Málaga, y de nuestra Nación, Andalucía.

Málaga 15 de agosto de 2012

Al-Mansur Castillo Morón

Secretario de FORO ABEN HUMEYA


Publicado por anin77 @ 8:16  | Conquista de Andaluc?a
 | Enviar