Jueves, 03 de diciembre de 2009

CINCO AÑOS DE DEPORTACIONES Y CINCO SIGLOS DE GENOCIDIO

Cada cuatro de Diciembre los andalusíes celebramos con orgullo nuestra particular "acción de gracias". Hay otra celebración mucho más importante aún que la del Día Nacional de Andalucía, un Día de Gloria sin el cual tal vez no tendríamos la conciencia nacional que nos permitirá emanciparnos de la barbarie del nacionalismo clerical-españolista.

I- MORISCO ANDALUSI: MEMORIA DE UN EXTERMINIO INCESANTE

 
Cada atardecer comienza para los andalusíes una batalla, porque todos los días, al alba, retorna el amanecer para todos nosotros de un mundo nuevo. Esta guerra sin descanso ha tenido lugar desde la noche de los tiempos: Pueblo de Luz combatimos contra la ignorancia, única forma por la que habremos de conseguir, en el arcano crisol de lo humano, lo que el cruel oscurantismo de los cafres nos niega, hasta alcanzar para todos los Pueblos del planeta Salud, Libertad y Paz.
 
Un ser humano necesita sus recuerdos, sin ellos no podría esablecer juicios de valor acerca de lo que está bien o lo que está mal. Del mismo modo, un Pueblo sin Memoria se convierte en el eterno esclavo de sus opresores colonialistas. Al-Andalus, vista hoy todavía, por muchos espíritus mercenarios, como producto de "árabes" foráneos, movidos por el ígnaro deseo de negarnos un Legado de esplendor, el cual en el fondo desde su mediocridad envidian. Al pretender negarnos esos criminales genocidas, totalitarios fabricantes de la "realidaz", nuestro pasado tantas veces milenario, anhelan arrebatarnos el futuro, salvo el de esclavos.
 
Por todo lo anterior, cada cuatro de Diciembre los andalusíes celebramos con orgullo nuestra particular "acción de gracias": millón y medio de andaluces, un mismo día de 1977 nos lanzamos a las calles para no ser discriminados ni ver partido en dos nuestro Pueblo por el separatismo españolista, el cual regó con sangre las calles de Málaga con el asesinato de un inocente de diecinueve años, José Manuel García Caparrós. Aunque hay otra celebración mucho más importante aún que la del Día Nacional de Andalucía, un Día de Gloria sin el cual tal vez no tendríamos la conciencia nacional que nos permitirá emanciparnos de la barbarie del nacionalismo clerical-españolista. Fué en la noche del venticuatro al venticinco de Diciembre de 1568, cuando nuestro hermano y compañero Fernando de Válor, desafiando a la inquisición y al imperio españoles durante el mismo período tiempo que el de la guerra del 36, fue proclamado rey andalusi con el nombre de Aben Humeya, cual Invicto Sol de Justicia, ese Dia Triunfal, un león subió a las montañas, resistió al tirano Felipe en toda la Alpujarra y el gigantesco término de Guadix, así como la mayor parte de Almería, su Sierra más importante, Los Filabres, el Alto Almanzora y el Cabo de Gata. Por ello el 25 de Diciembre debe ser el Día de los Libertadores de Al-Andalus, sin terminar los festejos hasta el 7 de Enero, en homenaje a los últimos tres reyes andaluces que alcanzaron libres a ver la Primavera en Laujar de Andarax, alma de La Alpujarra y de Andalucía: Boabdil y casi un siglo después de este último, Aben Humeya y Aben Aboo.

 Placa de mármol colocada por los Soberanistas andaluces  el 3 de octubre de  1.992 en el Barrio de Cuevas Viejas de Benahadux, en Homenaje a los moriscos allí asesinados durante la Guerra de Liberación 1.568-1971

No, no debemos olvidar. El olvido inducido por los amos está a la fría sombra de innumerables calaveras y una, mañana, podría ser la nuestra. En el año 1609, durante cinco años de deportaciones; en el 1939 de los exterminios franquistas; o ahora, en 2009, sufriendo una deriva totalitaria genocida sin precedentes, hay y ha habido mujeres y hombres que creyeron que nadie atropellaría jamás su independencia como seres humanos. Y entonces llega el momento del imperio del Terror, cuando descubres que nada te pertenece. La "razón" de la fuerza, de la usurpación y del expolio ha decretado que todas las propiedades fruto del pillaje sangriento o de la estafa institucionalizada te van a ser sustraídas. Y ven los infelices el rostro impune de la muerte, arropado por tantos políticos y funcionarios, al nuevo señorito llamado Ilmo. Sr. D. Banco de la Usura. Al avariento cacique españolista estáis obligados a servir hasta que sintáis que la hora de la vejez, de la agonía postrera, os llame.
 


Hace ya más de cinco siglos que nos convirtieron a todos en MOROSOS (término derivado, cómo no, de "moro"): extranjeros en nuestra propia tierra, forasteros en nuestro mismo hogar. Eso es lo que hemos sido siempre para el colono opresor nacionalista español y sus perrunos capataces: MOROMIERDAS ANDALUSIES. No os engañéis, aunque lo finjan para utilizaros de felpudo o de sicarios, esas escorias racistas de la Humanidad no hacen distinción entre murcianos, alentejanos o de Nador; manchegos o tangerinos; del Algarve, Alentejo o del argelino Cabo Andalusi junto a Tlemecén u Orán; extremeños o de Tetuán; andalusíes en Túnez o en Catalunya; emigrantes o exiliados...
 
Da igual las fronteras que trace el despotismo asesino del "divide y vencerás", conformamos un solo Pueblo o en frase del mártir andalusi Blas infante, una sola Nación de dos orillas: LA TAMAZSJA, el Pueblo Moro Libre. Al sur nos han arabizado, al norte nos han latinizado; mas blanqueados o ennegrecidos, azulillos o rojetes, izquierdosos o derechones, las dos alas del Ave Fénix de la Unidad por un Al-Andalus libre e independiente nos harán alcanzar la Victoria Final, pequeño anticipo del Día de la Justicia.
 
Del mismo modo, la malignidad brutal se asocia para sus mezquinos fines. Clerical-fascistas (pardos o colorados) e imperialistas marroquíes, con "democrática" careta o indisimulable barrigón, llevan siendo "camaradas" y hasta "hermanos" hace demasiado tiempo, como se vio en la guerra civil peninsular, cuando papistas y sultanistas se aliaron para repartirse nuesto Pueblo Tamazsij de Al-Andalus. Llevan intercambiándose mercenarios y armamento desde mucho siglos atrás, por ello los genocidios múltiples forman parte de su perversa entraña y su forma de hacer "negocios".  Negando la libertad a los saharauis están crucificando en Ceuta y Melilla el incansable espíritu de lucha contra el tirano de Tarik Ben Ziad y Musa Ben Nussair; despreciando el derecho universal por la autodeterminación de vascos y catalanes, están aniquilando el legado andalusí para hacerlo desaparecer de la faz de la tierra.
 
Hace cuatrocientos años, tras la firma del decreto de expulsión forzosa (¡un tercio de la población sólo en Aragón!), como escarmiento a los restantes "conversos", hacendosas comarcas de los milenarios Pueblos peninsulares se verían condenadas a la miseria, en un calculado empobrecimiento, cualquiera puede verlo, que aún hoy no ha cesado. Sin importarle un comino al estado español y su iglesia vaticana -estado regalito de Mussolini- extranjera, este año comenzamos a conmemorar los CINCO AÑOS (1609-1614) de la más bárbara deportación y genocidio que ha conocido Europa en su historia: la maravillosa Civilización de Al-Andalus debía ser borrada de la faz de la tierra, por la desculturación, la deportación y el exterminio del nacional-imperialismo español, insaciable en su sed de sangre y destrucción.
 
Naturalmente al nacionalismo españolero (rojo o pardo) todo esto se la trae al pairo, ninguneando el hecho histórico, exceptuándose cuatro "expertos" paniaguados o arabistas de barra VIP en nómina. Ese fétido nacional-catolicismo de opereta radio-televisiva, solo apto para políticos triperos, parásitos burócratas y esforzados cruzadetes banqueros, jaleados por su típica jauría de descerebrados. Y es que el arcaico espíritu del clerical-fascismo rampante siempre ha sido muy sensible al "pluralismo democrático", por eso siguiendo al rebufo de la era Bush, aquél presidente español se mostraba patético al querer ocultar sus humildes pero nobles orígenes moriscos familiares. Avergonzando el contundente topónimo de Los Aznares, aldeilla almeriense limítrofe con Murcia, se colocó el actual milloneti sin pudor la máscara conversa de "monje-soldado", con la excusa del turbio 11-S. ¿Os acordáis de los corifeos tertulianos a sueldo dando la tabarra con el cuento del "choque de civilizaciones"? Sí, son los mismos pirómanos del lucro salvaje que ahora se presentan de bomberos. Sin pudor hacían igual que hoy guiños al vaticano, con sus mantras propagandísticos antisemitas de baboso entusiasmo, pero sin argumentos debatidos por partes discrepantes, tradición constante de su maquinita goebbeliana; es decir, la misma feria de "moros y cristianos" de siempre.
 
Mas me temo que esa acuarela pastosa de malísimos sarracenos y monjillas alféreces va a quedar deslucida aquí hoy, a pesar de su odio insuperable a la auténtica Libertad de Conciencia y Expresión. Explicar ese odio racista español cual subespecie de "muralla de occidente" o "defensa de la fe", no consigue convencer ni a "convencidas" meretrices de la pluma y el micrófono. Sí, todos esos teatrillos nazional-católicos a costa de la "morisma" (infiel y traicionera, sin duda), podrían tragarse sin toda la batería mediática acostumbrada, sin "enseñanzas concertadas" a costa de nuestros impuestos o sin tele-mejunjes con acento de fachadolid. 
 
Os pedimos ayuda a todos los Hijos de Al-Andalus y a toda la Humanidad, sus Pueblos y personas de noble corazón, para que combatamos todos juntos este GENOCIDIO de siglos, que aspiran a culminar por métodos modernos. Discriminándonos, cuando se cumplía el "quinto centenario" de la conquista de "américa" y de la deportación de los judíos le dieron la nacionalidad a estos últimos; pero ¿cabe un odio más racista y criminal para que cuatro siglos (¿!) después de la Guerra de Al-Andalusia (mal llamada solo "de la Alpujarra"), la inmensa mayoría de los deportados no participantes en ella no tengan el derecho a volver al legítimo Hogar de sus antepasados? Seres humanos, hijos de los Pueblos peninsulares, nacidos con el nombre familiar de Vargas, Pérez, Benegas, Sancho o Molina... ¿por qué razón se les impide si así lo deseasen el retorno? ¿Conocéis una barbarie más cruel y vengativa en la Historia del mundo?
 
II- AL-ANDALUS MORISCO: LA MEMORIA MALDITA
 
Memoria maldita, prohibida, aniquilada: una Civilización incomparable, única en el mundo, devastada por el nacionalismo español vaticanista -ESTADO EXTRANJERO-, cáncer criminal para tantos Pueblos de la Humanidad. Para ellos es muy fácil articular su "nacionalismo español", aparte de por el expolio de los demás. Sólo tienen que despreciar o ridiculizar todo lo andaluz y odiar lo catalán, repulsivos pilares que definen con diáfana claridad una "identidad" que cada vez asquea a más y más gentes, a pesar de los esfuerzos adoctrinadores de la radio-televisión del imperio en sus colonias y sus deportistas o estrellitas roji-gualdas. ¡Qué bonito ver por la tele-comecocos "er furbo" y esos chupacámaras a sueldo, cuando no se alcanza a pagar la factura de la luz!
 
Aunque no debemos olvidar nunca que para ser un buen españolista como dios manda, hace falta también "talante". Sí, el talante más genocida y racista que ha conocido la Historia de la Humanidad: ese hipócrita de la tan cacareada "alianza de civilizaciones". Se refieren a la segunda; la primera ya la sufrimos hace algún tiempo, fue la de Selim "el borracho" con Felipe II, "el quema-disidentes". A cambio de Chipre ayudaron, inclusive con sicarios, a los cruzadetes nacional-católicos para masacrar a nuestro Pueblo. Fue durante las guerras de Al-Andalusia, mal llamadas de la Alpujarra, casi un siglo después de la firma de las Capitulaciones traicionadas de 1492, documento legal de plena validez que el estado español se salta a la torera e intenta burlar con triquiñuelas ilegítimas (utilizando de escudero a algún emir de opereta o judas asalariado); mientras el documento firmado con unos desgraciados "juramentados" vascos de 1468, a cambio de "purificaciones étnicas" de agotes, judíos o moros -pura farsa post-medieval-, algunos pretenden que sirva de excusa para negarles la Autodeterminación, Derecho internacional reconocido por la Carta fundacional de los Derechos Humanos, al tiempo que lo vindican para los saharahuis. La doble moral o ley del embudo de los impostores de siempre. ¿Se puede ser tan cínico para pretender que otros cumplan sus compromisos cuando ellos no cumplen los suyos, un cuarto de siglo más recientes?
 
¿Con qué cara puede el estado español pertenecer a cualquier organismo internacional cuando ejemplifica el odio más racista y genocida que ha conocido la Historia de la Humanidad? Cuarenta años tras la guerra incivil del treinta y seis, todavía seguían apareciendo los últimos "topos", enfermos de los huesos por la inmovilidad, aquellos que habían permanecido viviendo tras un tabique, para evitar represalias de los que organizaban semanasantas y nochebuenas. Increíble nos parece ahora, ¡cuarenta años después la nazional-católica escoria seguía manteniendo su sanguinario españolismo matarrojos!
 
¡Qué decir no ya de cuarenta, sino con un cero más(¡!), del odio maligno racista sostenido farisaica o cínicamente durante cuatrocientos (¿¡!?) años: todos esos deportados moriscos que siguen viviendo allí hoy, con nombres aparte de los ya citados como Carmona, Osorio, Caravaca, Toledano, Marín, etcétera, etcétera...! Condenados a vivir en el exilio, no porque sean "malos españoles", pues para la mayoría, en su simplicidad, Al-Andalus significa España (¿os imagináis que hubiese quién confundiese en su ignorancia, por ejemplo, Palestina e Israel?). No, no porque no se sientan españoles al igual que tienen derecho tantos catalanes, vascos o gallegos: siguen y seguirán siendo proscritos, malditos o condenados a una estalinista desaparición en nuestros libros de texto, tan sólo por el hecho de SER MUSULMANES... Este es el "laicismo" o la "aconfesionalidad" zarzuelera de todos esos lame-altares que dicen considerarse muy "europeos", sí, de los del cirio vaticano por la popa.
 
Únicamente por ese intento vano de hacer desaparecer de las aulas ochocientos años (¿¡!?) de Historia, salvo para especialistas del pesebre académico, por esa ciega inquina del clerical-fascismo al Islam, aunque no hubiese otro motivo, bastaría ese para fascinarnos la inmortal Civilización de las Mil y Una Noches.
 
Este año y los cuatro siguientes, durante todo un quinquenio de elecciones municipales, autonómicas y generales, se conmemora -debemos insistir a los acomplejados- el largo lustro de deportaciones sistemáticas, donde se discriminará a los andalusíes de la diáspora. A los sefardíes, siendo la injusticia un siglo anterior, sin embargo sí se les concedió la nacionalidad. Naturalmente a los que tienen a gala discriminar por norma, una vez más ni les sonroja, y muchos gobernantes árabes recibirán al caudillo pepero-sociata de turno encima de "pacificador"(se referirán a la "paz" de las hacinadas cárceles y a los cementerios de la amnesia). ¡Cuatro siglos ya de odio racista a hermanos que llevan apellidos peninsulares! ¿Puede haber personas al saber esto, no estómagos agradecidos o indocumentados, a los que el nacionalismo español no les de tan profundo asco que les de ganas de vomitar la bilis? Por favor, decidnos quién, si conociérais a tal espécimen de apariencia humana, debe ser la estrella "friki" de algún circo.
 
III- AL-ANDALUS: EL CAMINO HACIA LA LIBERTAD.
 
Ya hemos visto que "sentirse español" hoy no es tan complicado, despreciando lo andalusi, odiando lo catalán, marginando lo vasco...; es tan sencillo como meterse en una cueva y arrear estacazos a toda forma de vida que se mueva cerca. Y si nosotros le diéramos la vuelta al calcetín, ser andaluz a su manera resultaría más fácil aún, mal que le pese a los perros clerical-fascistas roji-pardos: sólo bastaría con sentir náuseas por todo "lo español", desgranando de esa podrida fruta lo que de nuestro vampirizan para proyectarlo al mundo (folclore, arte, gastronomía...). Amemos lo catalán: su educación cívica, sentido de la tolerancia, honradez, carácter práctico, iniciativa para el comercio o los negocios, sin que ello implique por más tiempo que los productos andaluces se compren a granel sin respetar la denominación de origen o que descendientes de andaluces, naturalizados allí, hagan patria a costa de la explotación miserable de la de sus abuelos; queremos mucho a Cataluña, pero más a una Andalusia libre. Y también ¿por qué no?, deberíamos sentir admiración por el amor a la libertad y el coraje de vivir de las gentes de Euskal Herria... ¡Qué hermoso sería ver a nuestro Pueblo enamorado de nuevo de todos los Pueblos y las Culturas de la Tierra como antaño! Por supuesto, del mismo modo que para sus esbirros no existimos, no consideraríamos Pueblo ni Cultura a la porcina peste del nacionalismo español, enemigo mortal de toda la Humanidad.
 
Si bien no caigamos en ilusionantes ingenuidades, los herederos del "divide y vencerás", compinchados con la secta papista de Roma a la que generosamente pagan(por cuenta del ciudadano), no tardarían en ofrecer carnaza en forma de mayor autogobierno o un puñado de monedas, siempre lo han hecho, si se les torciese la culminación de un genocidio de siglos sobre Andalusia. Y no olvidemos lo sucedido al movimiento libertario con el famoso "Caso Scala", sus clásicos montajes -reconocidos judicialmente- parafascistas, para acusando al rival político de cualquier atrocidad, liquidarlo junto con su patrimonio. Abrámonos a las sensibilidades libertarias y a toda lucha popular de vocación internacionalista y no sectaria. Ellos también saben de masacres imperialistas y expolios españoles demasiado tiempo impunes. Ah, por favor, y no confundir Anarquismo con "anarquía", del mismo modo que un conservador no es un fabricante de botes de conservas, que dijera el clásico.
 
Reivindiquemos siempre toda acción, del tipo que sea, el cafre nazional-católico (rojo o pardo) carece de escrúpulos para inventar cualquier patraña, con tal de mantener sus privilegios ilegítitimos y de seguir exprimiendo a obreros desgraciados, se constata a diario, condenándoles a la enfermedad, la miseria moral y económica. Organizaciones confederadas, internacionalistas y republicanas no españolistas y de orientación libertaria sin exclusivismos; teniendo en cuenta que tanto los supuestos "exaltados", al igual que los que abanderan "confianzas", no buscan sino impedir organizaciones fuertes y cohesionadas, por espurios e inconfesables intereses, del tipo del "comunismo" pecero travestido de nacionalismo de salón. Tratemos de ser paciente con los compañeros inmigrantes a los cuales dictaduras atroces o la pobreza de sus países, pudiera haber embotado su entendimiento o sensibilidad, convirtiéndoles en espíritus débiles bajo la bota clerical-españolista. Combatamos sin descanso su rastrera y venenosa ideología, no con su mismo odio o ira, sino con la lúcida serenidad del sabio al que le resbalan su propaganda barata y tele-embustes. Entonces, desnudos de esa infecta moral nacional-católica nos daremos cuenta que el antídoto definitivo, -de ahí sus complejos seculares-, el único que les ha derrotado históricamente y por goleada ha sido EL ISLAM. 
 
El Islam abierto, tolerante y creador que devolvió la alegría la Libertad a los corazones desde el Mar de China hasta el Atlántico. No la pesadilla, doctrinaria y aburrida de esos curitas malikitas, prostituídos a sus Estados para hacer fea, aborrecible, toda la inigualable Belleza del Din de Muhammad (S.A.S); herederos por su actitud muchos de ellos de aquellos cobardes que simulaban devoción en la mezquita, mientras bendecían la horca o la pira del nuevo amo. La Historia no olvida sus firmas registradas, las cuales sirvieron para amparar limpiezas étnicas de moriscos rebeldes en Al-Andalus. Del mismo modo que sus reyes (o presidentes) se han aliado toda la vida con asesinos de musulmanes para obtener mezquinas ventajas políticas o económicas: sólo tenéis que ver como tanto el estado español como el marroquí mantienen sus embajadas en la entidad sionista judía, mirando para otro lado o quejándose de boquilla cuando masacran gratis palestinos. O las diferencias económico-sociales al norte y sur de la Mancha: alambradas de miseria de la colonización españolista que indican a la perfección su macabro proyecto criminal.
 
Hablan de "alianzas de civilizaciones" y de "caridad cristiana" o "musulmana" y conducen a sus vecinos a la total precariedad, a la subalimentación de niños y ancianos que les engorda y ceba a ellos en exclusiva, les paga sus dietistas o sus programas de gimnasio. Ciertos sueldo-fijos que se pavonean con cochazos o en salones suntuosos, sin importarles en absoluto que cerca de ellos haya familias enfermando por dietas-basura y por el frío al no poderse pagar el calor que necesitan. ¡Qué asco todos aquellos que disfrutan cual cebados cerdos a los que la POBREZA, enmascarada de epidemia, deja en peligro de muerte, aquí o en Marruecos! Las nóminas blindadas que atesoran por hacer como que trabajan o no dar golpe, sus ruínes privilegios, se sostienen sobre nuestras necesidades y fatigas, sus billetes estan hechos de la madera de nuestros bosques que han quemado para especular, beben agua mineral porque nuestros escasos ríos ya los han contaminado y desecado, salen de escapada los fines de semana porque ya han ensuciado el aire que está en contacto con ellos: son el maldito tumor genocida que destruye nuestro aire, nuestra agua y nuestra tierra, envenenándolos. ¿Cuándo empezaréis a pagarnos la verdadera Deuda Histórica, españoles? No les demos tregua en pacífica resistencia activa en todas partes, demos la espalda a cuantos se les asocian por debilidad o necedad. No, no nos devuelven el aire, el agua y la tierra que nos han robado, y con su sola presencia insultan y destruyen, porque odian con su mercenaria alma nuestra Nación: Al-Andalus. Y el Ser Andalusi no se define por el nacimiento o por vivir y trabajar aquí: se reconoce esta suprema aristocracia del espíritu por amar y luchar por una Al-Andalusia libre y soberana. 
 
Cuidado también con los que podrido todo el edificio del vil y abyecto edificio del nacionalismo español quieren presentarse de líderes o redentores de la Patria. Escuchadnos, mamones, si queréis hacer de vedettes o primadonnas, iros a pasear con el bolso de vuestras vanidades por el paseo marítimo de algún puerto. Seguro que por allí os ganaríais el pan más dignamente que haciendo guiños a jerifaltes árabes o a burócratas trepas. el mundo en ciernes será no sexista, multilingüe, multirracial y multicultural o no será, ha llegado la Hora de Al-Andalus. Adelantémonos sin miedo hacia el porvenir, apostemos con firmeza por los emparejamientos "mixtos" y si insistieran todavía las mujeres en ser un fieles perras de su señorito patriarcal de turno, no les demos el fruto de nuestra heredad y enfrentémonos, pacífica y resueltamente a ellas. Sin violencia ni ira, en ellas se encarnó un día la esperanza: acordémonos que si los últimos fueron tres reyes en nuestra tierra, la primera gobernante aún antes de Abderrahman I, fue Kahina de Almería, la Primera Reina Mora de Al-Andalus y de Europa entera.
 
Hemos de luchar por una regeneración democrática en Andalucía, frente a la "ley d'Hont" y sobre todo contra la discriminación a los pequeños partidos por su sistema arbitrario de reparto electoral; por si no fuese bastante, nos imponen por la fuerza un sistema bipartidista no votado ni en su "constitución" cocinada por Fraga, aparte de un "estatuto andaluz" no votado por una inmensa mayoría de los ciudadanos, los cuales se abstuvieron o votaron negativamente. Hay que recuperar terreno ante nacional-catolicismo pepero-sociata, con una cultura democrática real, PARTICIPATIVA, y no meramente representativo-mediática, cómites y sub-cómites ciudadanos para resolver problemas, cultivar el asociacionismo, el pluripartidismo y la libertad de información, conciencia y expresión no tan sólo "virtuales". Se hace necesaria también una reconfiguración administrativa, la organización administrativa fundamental no es el ayuntamiento sino la Comarca o país, las dificultades de un municipio deben ser solidarios con el de al lado. Estas Comarcas naturales se organizarán confederalmente con las de su Pueblo o Nación y estos, sin imposiciones, se federarían con otros que así lo decidiesen. La República alemana es FEDERAL o el Reino Unido lo es de NACIONES y nos dan cienmil vueltas en cuanto a sentido democrático y derechos humanos, sin que se haya visto allí el peligro de la desintegración estatal que tanto cacarean los clerical-fascistas a diario por los medios. Tienen que sembrar el miedo y el catrastofismo para ocultar, sin resultado, que los mayores terroristas y separatistas que ha conocido el mundo han sido y son ELLOS MISMOS. Hay que centrarse, lejos de las maquinaciones de sacristanes y "familiares" de la neo-inquisición españolista pelmazos, en una ECONOMIA PRODUCTIVA, la que conforma una Nación en marcha, no este campo de concentración de inútiles al que nos ha condenado el cafre nazionalista español. Entonces los cuervos de negra sotana dejarán de destruir a la infancia con su represora educación, de machacar a las familias con sus graznidos de "pecado" o culpa" y de los conventos arrojando al estercolero cilicios y flagelos, saldran las hijas de Asís a dar, desnudas ya de la mentira, y regalarán amor y paz en el mundo. Partiremos entonces el Pan Verdadero africano de mijo, que se reservaron, desculturizándonos, para ellos. Y volveran las caricias y las rosas al jardín de Seisdedos... Almunias, jardines perfumados, huertas, árboles frutales... acequias, norias, albercas, azudes... hermosearán de nuevo la tierra de Al-Andalus; oíreis de nuevo a las aves de felices melodías, el ganado por millares volverá a las cañadas y sendas de antaño; las mujeres y los hombres libres competirán en agradarse y el Pueblo Andalusi comprenderá que somos una FAMILIA, todos juntos, defendiendo nuestro Honor y Respeto en el mundo.
 
Verde entonces se levantará Al-Andalusia libre al pie de la Sierra blanca y la Luz de la Aurora iluminará la tierra...
 
 FELIZ 4 DE DICIEMBRE, DIA NACIONAL DE ANDALUCIA Y FELIZ 25 DE DICIEMBRE, DIA DE LOS LIBERTADORES DE AL-ANDALUS... ¡VIVA ANDALUCIA LIBRE!
 
Al-Hakem Morilla Rodríguez,
último presidente independentista de la Yama'a Islámica de Al-Andalus
FORO ABEN HUMEYA


Tags: Andalucia, Andaluces, 4 Diciembre, Moriscos, Dignidad, Soberania, Independencia

Publicado por anin77 @ 20:23  | Moriscos
 | Enviar