Mi?rcoles, 27 de mayo de 2009
 Carta de Contestación del Alcalde musulmán a losreyes católicos

Alabado sea Dios poderoso en unidad, que no hay en faz de su gracia y salvación que Mahomad nuestro profeta. Escribimos la presente carta al gran Rey muy poderoso señor de muy grandes reinos y señoríos, de muchas provincias, poderoso e justo de sentencias, e amado de la justicia, rey de Castilla. Ensálcelo Dios y esfuércelo. Nos la comunidad e alguacil e alcaide del castillo de Casarabonela (junto con este acreciente Dios vuestro Real Estado) recibimos una carta, e leimosla, y entendimos lo en ella contenido: y estamos todos en voluntad de decir a Vuestra Alteza, pues que oimos e veamos que vuestra palabra es verdad o cierta en dicho y en fecho.

Por cuanto que nos dijeron que Vuestra Alteza había dicho que cuando los moros de Casarabonela viniesen a darme la obediencia entonces fare yo lo que ellos quisieren, ensalce Dios a V.A.

Nunca obedecimos ni servimos a Rey ni a ningun caballero en toda nuestra vida, e fuimos honrados e acatados de todos los reyes; pero a Vuestra Alteza nos conviene servir e acatar. pues nos fizo Dios tan poderoso y dichoso en todas las cosas e placera a Dios que siempre sea ansi.

Por ende pues, queremos ponernos en manos de Vuestra Alteza, seamos bien tratados e honrados como siempre fuimos de todos los otros reyes, cuanto mas seyendo Vuestra Alteza e mejor que no ellos'.

Contexto en que se organizaron estas Jornadas de recuperación de nuestra Identidad

En la primavera de 1.991, los soberanistas andaluces acordamos dirigirnos a todos los Ayuntamientos andaluces proponiéndoles varias acciones y Actos reivindicativos y una visión diferente de lo que se organizaba para el 92 por el Estado y sus “delegados” en Andalucía. En la iniciativa participábamos L.A., YIA y la extinta Fundación Islam y Al-Andalus; fue ésta última la que como tal se dirigió a los Ayuntamientos.

Fueron numerosas las respuestas, muchas más de las que nosotros podíamos atender por falta de infraestructuras y de medios económicos. Como más sobresalientes podemos destacar: Almonaster la Real (Huelva), Benahadux (se colocó una placa de mármol en recuerdo de los moriscos asesinados), Casarabonela (ese colocó una placa en homenaje al último alcalde musulmán. Se celebraron 4 Jornadas Moriscas en diferentes años) y Válor (se colocó una placa en homenaje a los Moriscos).

Es Casarabonela – Casr Bonaira, la que mejor conserva su identidad; de hecho en su escudo figuran sólo tres palabras: su denominación en cada una de las épocas de su Historia. Felicidades moriscos de Casr Bonaira.

Destaquemos como la mejor impulsora de estas Jornadas a la morisca Pilar del Río, durante muchos años concejala de Cultura. Fue Pilar y los Grupos de Teatro y Baile Morisco los dinamizadores de reivindicar su identidad Morisca.

EXTRACTO DE UNA DE LAS CONFERENCIAS EN 1.999

Los días 5 y 6 de junio de 1.999 se recuperaron en el bello pueblo de Casarabonela, en la Sierra de las Nieves en Málaga, la Jornadas Moriscas organizadas por el Excmo. Ayuntamiento de Casarabonela,  que este año alcanzaron su cuarta edición.

En el Salón de Actos de la Biblioteca Municipal, y tras una poética introducción, un atento auditorio escuchó la conferencia que el Dr. Ali Kettani, rector de la Universidad Islámica Internacional Averroes de Al-Andalus pronunció sobre la rebelión morisca en el siglo XVI.

Inicialmente el Dr. Kettani hizo hincapié en las dos mentiras que, a su juicio, tradicionalmente se han contado  en la historia española sobre el periodo musulmán. En primer lugar dijo que no fue una invasión árabe la que se inició en el año 711, citó a Ignacio Olagüe y su libro La Revolución Islámica en Occidente afirmando que un reducido grupo de jefes árabes al mando de 3.000 beréberes cruzaron el Estrecho para combatir en la batalla de Guadalete junto a 37.000 andaluces contra los visigodos, y por lo tanto no fue una conquista sino una fatha o apertura de la sociedad andaluza hacia la cultura musulmana, más cercana a la andaluza que la visigoda.

La otra mentira era sobre la cultura árabe en Al-Andalus y la expulsión de los moriscos de España. Dijo que los andaluces hablaban romance en sus casas y utilizaban el árabe sólo como lengua oficial y religiosa, y explicó que la aljamía era la lengua romance escrita con caligrafía árabe y que la primera escritura castellana fue escrita en aljamía.Negó que tras la Guerra de las Alpujarras fuesen expulsados todos los moriscos en 1609, sino que muchos quedaron en el campo y huyeron a otros lugares donde no los conocían, para incluso volver a sus hogares después, explicando dichos andaluces como ser un cafre, en referencia a los moriscos o kafr, y el tío mantequero o de la manteca por el miedo a los curas que con manteca de cerdo recorrían los campos para ver quién comía o no este producto prohibido entre los musulmanes.

Habló también de los paralelismos entre la destrucción y persecución a los musulmanes hace unos años en Bosnia y ahora en Kosovo pero dijo que en  Andalucía fue mucho peor, atribuyendo al Estado y a la Iglesia toda la responsabilidad.  Afirmó rotundamente que la destrucción de la cultura, los incendios de bibliotecas y quema de libros eran el primer paso para la destrucción de un pueblo, algo que los vencedores siempre hacían con los vencidos.Hizo un breve repaso a la guerra de las Alpujarras leyendo una carta del sultán Aben Aboo pidiendo ayuda al Sultán Otomano, admitiendo la nula ayuda que recibieron los moriscos andaluces de sus hermanos de religión de Marruecos y Argelia.

Finalmente dijo que la prueba evidente de la supervivencia de los moriscos  eran estas Jornadas, el interés por conocer nuestro pasado musulmán que hacía que se organizaran Asociaciones Moriscas en toda Andalucía, (como acaba de hacerse en Casarabonela), y el cariño y la atención del pueblo andaluz del que él se consideraba uno más, un hermano.

Tras la charla se pasó a un mesón para degustar platos típicos andaluces inspirados en la tradición islámica,  donde un quinteto vocal procedente de Rabat sorprendió a los asistentes con sus magníficas voces interpretando una canción andalusí. Finalmente se celebró una gran fiesta en la plaza del pueblo donde este grupo andalusí, junto a la panda de verdiales del Valle de Abdalajís, un grupo folklórico de Tolox y varios cantaores flamencos demostraron la cercanía de ambas tradiciones musicales.

Al día siguiente, domingo 6 de junio, se mostraron productos del pueblo y de la comarca, bailó el Grupo Morisco de Baile, y se clausuraron las jornadas con té verde, el cante flamenco de Bonela Hijo y la música andalusí del grupo de músicos de Rabat.

Fuente: Guadalhorce.net


Tags: Al-Andalus, Andalucia, Andaluces, Moriscos, Dignidad, Soberania, Independencia

Publicado por anin77 @ 13:26  | Moriscos
 | Enviar